El niño de las pinturas

Érase una vez un pequeño niño perdido. Buscaba bajo las piedras y tras su sombra pero nunca se encontraba. Jugaba con las estrllas y susurraba a las nubes secretos que guardaba el viento. Preguntaba a las montañas más altas y a los viejos más viejos, pero nadie le daba respuesta. Un día saltaba de planeta en planeta recogiendo sueños cuando tropezó con una lata que sonaba a cascabel. La cojió y pulsó su cabeza y una gran llama de color lo inundó todo y ya el suelo no era suelo ni el cielo, cielo, todo era color, el color era todo. Lo miró y perdió su vista en él. El niño estaba maravillado. De repente un brillo le hizo cerrar los ojos, y cuando los abrió vió un pequeño niño frente a él, mirándole.

– ¿Quién eres?- le preguntó. El pequeño niño sonrió y tocó su mano.
– Soy tu sonrisa – dijo suavemente mientras se conventía en luz y se fundía con su brazo, con su hombro, con él. El pequeño niño perdido suspiró y miró arriba, sonrió y sintió al viento decirle algo bonito.

Desde aquel día el niño sigue saltando de planeta en planete cazando sueños y dando color a su camino, y de esta manera se refleja

se busca
se encuentra.

www.elninodelaspinturas.com

Advertisements